eSeries #4
Como transformar el sufrimiento en plenitud

Hola Amig@,

En la eSerie anterior, hablamos de que todo es energía, del cuerpo de luz y de la parábola de la laguna. En otras palabras, de cómo nuestro campo electromagnético se poluciona inconscientemente de carga emocional negativa y contracciones energéticas.

Lo que mantiene fuertes y sólidas a estas contracciones es el estado de negación con la consiguiente resistencia a sentir las emociones negativas.

Cuando nos convertimos en adultos civilizados, tendemos a olvidar que debemos darle tiempo a nuestro sistema orgánico para que procese el dolor o la incomodidad de manera natural. Los adultos, nos hemos convertido en expertos en el arte de resistir lo incomodo o de “intentar erradicarlo”, y sobre todo, nos hemos perdido la habilidad de transformarlo.

Si queremos recobrar el campo energético fresco, amoroso y de gozo que teníamos de niños, debemos desaprender lo que hemos aprendido, volver al principio, y establecer nuevos hábitos para tratar con las emociones incomodas y con el dolor.

Este es un ejercicio para hacer cuando NO nos sentimos bien. Imprímelo y tenlo a mano para cuando lo necesites.


Ejercicio #4 - Como transformar el sufrimiento en plenitud

Siente el dolor físico o el desasosiego emocional que puede estar presente en ti en este momento. Puedes también pensar en una experiencia del pasado que te dejó abatido y que aun te afecta. Permite que se manifieste con toda su fuerza en el campo de tus recuerdos.

Escucha el diálogo interno que surge sea, permite cualquier pensamiento que aparezca.

Observa el hábito de tu mente de evitar la incomodidad por medio del análisis o de contar historias. Presta atención a tu cuerpo y sus sensaciones.

Mantén en lo posible, las sensaciones y sentimientos tal cual son. Presta atención a la parte del cuerpo donde experimentas la sensación. Permite que tu cuerpo procese esas energies a traves de sentirlas mientras tú eres testigo del proceso.

Observa lo que hace tu cuerpo (cualquier sensación o sentimiento interno, cualquier pensamiento asociado, etcétera.) sin tratar de controlarlo.

El cuerpo del dolor generalmente tiene varias capas profundas y gruesas de fuerza vital contraída.

Es posible que experimentes olas de sentimientos o sensaciones intensas que se alternan con períodos de calma y relajación.

Deja que el efecto péndulo actúe todas
las veces que sea necesario.
Puede que vayas de la incomodidad al placer.
Ten fe en la natural inteligencia de tu cuerpo.

Tu no eres ni un extremo ni el otro del péndulo, sino el punto neutral que permite que el péndulo exista. Tu eres el que atestigua y observa.




Lo que acabamos de decir puede tomarte de unos pocos minutos a una media hora o más. Cuando hayas penetrado en el cuerpo del dolor, tómate un tiempo a solas para integrar lo que has experimentado. Puedes acostarte en el piso o en la cama por unos instantes, y luego escribir tus experiencias en un anotador. Para transformar las contracciones de energía que llamamos “dolor” tenemos que tener atención y presencia. Cuando prestamos atención a lo que percibimos como incómodo o doloroso podemos hacernos mucho más concientes de las sensaciones y sentimientos, tanto como de nuestros patrones de pensamiento y las creencias que los alimentan. Desde este lugar podemos comenzar a desenredarlos. Éste es un proceso extremadamente simple, aunque parezca difícil al principio, en parte por falta de práctica, pero mayormente porque hemos sido entrenados para juzgar, resistir y luchar contra lo que es incómodo o doloroso.

En conciencia y sanación,

Luis Diaz

Tenemos videos interactivos y libros para que tu puedas aplicar estas metodologías a tu vida diaria.
Para mas información, haz clic aquí.

Te gustaría compartir estas eSeries con otros?
Copia este enlace, pégalo en nuevo email, y envíalo.

http://www.cellularmemory.org/signup_eseries_spanish.html

Te gustaría profundizar mas en este trabajo?
Unete SerReal.